jueves, 19 de enero de 2012

Princesa de fuego




Entre ciudades derretidas de soledad
atravesando vacíos de nieve
doblando en la ultima montaña
habita una princesa de llamas


De su sonrisa nace el fulgor
y el resplandor de las auroras boreales
ella es la estrella que en el cielo
ostenta su trono de diosa del fuego


Y entre sus brazos las llamas no consumen
y en sus besos su humedad conmueve
cuando eres subdito de esta monarca
adundan para mi sus poderes de diosa


En su hoguera me deja construir un hogar
si de su cuidado me hago elegido
y de mi solo pide ternura, la reina de mis deseos.